martes, 16 de octubre de 2012

Jabón de lavanda

 El gran clásico.
Por hacer un diseño algo distinto, añadí inclusiones de otros jabones
 y ha quedado muy bonito.
Me encantan la forma, el color y el aroma.

 Es muy cremoso y tiene una buena espuma.
Los colores pastel son muy suaves. 
La verdad es que parece una barra de turrón,
dan ganas de darle un mordisco.

 Esta es la barra sin cortar y sin pulir.
Y aquí un par de caprichos para los peques.


Aunque no me gusta utilizar ingredientes
 no naturales, un jabón de lavanda
tiene que ser lila o morado,
así que éste lleva colorante.
Los aceites son: oliva, coco y ricino y 
el sobreengrasado lleva macerados
 de lavanda y rosa canina en aceite de oliva 
y aceite de almendras. 
Aceite esencial de lavanda 
e infusión de lavanda 
para la mezcla con hidróxido de sodio.
Ya todas las pastillas tienen dueño y
 están esperando a que cure para disfrutarlo.
Espero que les guste tanto como a mí.
Le doy las gracias a Mariyerbas, 
que me regaló las flores de lavanda
 con las que hice el oleato y la infusión. 
Un beso, Mari.

5 comentarios:

  1. Rosa, estupendo jabón y con las plantas de Mari ni te cuento... yo también he tenido la suerte de utilizar sus plantas son estupendas.
    Saludos ^__^

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! Muchas gracias a las dos. Ya lo probé y es muy suave, además de oler estupendamente.
    Todavía tengo más plantas de Mari, estoy deseando usarlas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Si te gustan los blogs gastronómicos, te invitamos a pasarte por nuestra cocina!
    http://juegodesabores.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Hola!!! muchas gracias por pasarte por mi blog :) Me encantan los jabones con formitas!!! Y nunca es tarde para casarse...o repetir la experiencia jeje Un beso

    ResponderEliminar